Millennial Wedding

Tras meses recibiendo comentarios en mis rrss acerca de los detalles de mi boda, hoy os cuento la primera parte, los preparativos. Esos, que en el momento se pasan volando, por los nervios que te invaden el cuerpo y que después, pasados unos meses los vives una y otra vez!! Y en tu cara se dibuja una enorme sonrisa solo al recordarlos!!. Es con diferencia uno de los días mas especiales que he vivido.

Alonso (mi marido) confío en Derby 1951 para la confección de su chaqué (sastreria en Sevilla de toda la vida) me cuenta que el trato con el fue exquisito. Los gemelos de Cartier fueron el regalo de pedida, quería que tuviera algo que siempre le recordara a ese día y le encantaron. La corbata fue uno de los elementos clave que integro su look, clásica pero en un color vivo.

Mi vestido corrió a cargo de Jose Luis Zambonino, el resultado no me pudo gustar mas, lineas suaves, corte pulcro y estilo mínimal. Me gustaba la idea de poder mirar las fotos de aquí a unos años y pensar  me lo pondría una y mil veces más, y para eso era imprescindible que fuese un vestido elegante con detalles que representaran mi estilo. El punto fuerte era la larguísima cola de cuatro metros y medio en crepe de seda y tul bordado. Era una cola desmontable así que me permitió disfrutar de la fiesta a la par que tener una entrada en la iglesia imponente, desde el primer momento supe que quería llevarla y atreverme con algo  diferente al resto ya que pocas se atreven con una cola de semejante envergadura. Llevaba apliques en tul y florecitas bordadas en hombros y cintura. Y un larguisimo velo de cinco metros en tul de seda.En mis looks de invitada normalmente no me gustan los estilismos demasiados cargados en los que se mezclan mil estilos y adornos, así que era de imaginar que para el gran día la cosa no iba a cambiar. Formo parte de la generación llamada “millenial” así que en cuestión de estilo debía ser algo que me favoreciese y resaltase mis puntos fuerte, sencillo, juvenil y muy yo!!. De zapatos lleve el modelo Hangisi de Manolo Blahnik fueron un regalo de mi marido para las ultimas navidades de solteros, y la verdad que fueron perfectos, creo que los zapatos albergan ocasiones especiales, y estos se han convertido en mis favoritos. Me maquille yo misma, he trabajado algunos años para diferentes empresas de belleza (Lancome, Chanel o Yves Saint Laurent, son algunas), y no quería correr el riesgo de no sentirme cómoda ese día con el makeup. La tiara es de Rocio Porres y los pendientes de brillantes para dar luz al look así que estos eran perfectos . El ramo de novia era de peonias blancas (las flores del perfume de mama), no se me ocurría mejor excusa para llevar algo que mejor pudiera representarla. Durante todo ese día estuve rodeada de mi familia y una amiga intima, para mi como de mi propia familia, de esas personas únicas que te topas en tu vida y con las que es un lujo compartir momentos importantes.

Y hasta aqui la primera parte de un  post irrepetible!!

Espero de corazón que las disfrutéis tanto como yo en el día B.

 

 

 

 

 

2 Comentarios

  1. Marjorie dice:

    Preciosa es poco. El vestido me encanta y el toque de color de los zapatos es una verdadera joya.
    Besotes

    http://www.mybeautrip.com

  2. Me encanta tu post, las fotos tan bellas.. El vestido de novia es súper bonito, no me puede gustar más!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

captcha

Por favor, introduce el captcha.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies